4 oct. 2012

Aprendemos a dibujar con Adobe Illustrator


Adobe Illustrator, es el nombre o marca comercial oficial que recibe uno de los programas más populares de la casa Adobe, junto con sus programas hermanos Adobe Photoshop y Adobe Flash, y que se trata esencialmente de una aplicación de creación y manipulación vectorial.
Como vimos en el primer tema que nos preparó Víctor, una imagen vectorial contiene numerosos objetos ampliables definidos por fórmulas matemáticas o líneas en lugar de píxeles. Por esto, son ampliables y no dependen de la resolución de imagen. Entonces, al estar basadas en líneas, pueden ampliarse tanto como queramos sin perder nitidez.
Para comprender esto, que mejor que trabajar sobre un ejemplo práctico, para ello el profesor nos preparó un tutorial de dibujo con Illustrator con unas pautas a seguir. El ejercicio consistía en dibujar una mascota a partir de un personaje inicial dibujado a lápiz sobre un papel.
Dibujamos las mascotas en un papel, la escaneamos y las llamamos en Illustrator. Luego creamos un par de pinceles personalizados con la herramienta elipse y empezamos a trazar el boceto ajustando el grosor del trazo según la necesidad del diseño. El dibujo a lápiz lo guardamos en una capa a la que llamamos “boceto”, la bloqueamos y creamos una segunda capa a la que llamamos “trazos”. Nos situamos en esa capa y dibujamos todo el contorno del dibujo con la pluma.



Finalizamos con detalle todas las líneas y las formas del dibujo, después con la opción “Objeto> expandir apariencia” convertimos nuestra línea en dibujo para poder colorear. Una vez expandido empezamos a colorear la ilustración con el “Bote de pintura interactiva”. Seleccionamos un grupo de colores y los guardamos en muestras.
La mayoría de veces quedan huecos al trazar el dibujo y entonces no podemos colorear. Eso tenemos que tenerlo en cuenta y corregirlo mediante la opción “Objeto> pintura interactiva> opciones de hueco”. Así cerramos los espacios entre lineas para poder rellenar. Esto debemos hacerlo siempre.
Una vez tuvimos el personaje dibujado y coloreado, ya pudimos añadirle sombras con el fin de darle volumen. Añadimos los detalles que consideramos necesarios y así fuimos mejorando el aspecto de nuestro personaje.
Para finalizar creamos la capa fondo y así situamos nuestro personaje en algún entorno, en un espacio concreto. Le dimos el color, unos últimos retoques y algunas sombras por debajo del dibujo que generaran efecto de profundidad. En el slideshow que hemos creado con Photobucket podéis ver las diferencias entre los bocetos iniciales a lápiz y el resultado final conseguido con Illustrator CS5.

Artículo de 

1 comentario: